Saltar al contenido

Cuidadoras: un trabajo social no valorado ni visibilizado

EL 89% DE LAS CUIDADORAS FAMILIARES SON MUJERES (CSIC, 2018). Según la CEAFA (2016) "la familia ha sido el marco en que las personas dependientes han desarrollado su vida" y lo seguirá siendo; "un papel de primer orden como prestadora de servicios, cuidados y atenciones a las personas dependientes". Generando en las cuidadoras familiares consecuencias personales (psicológicas y físicas), sociales (atención las 24 horas, los 365 días), profesionales (renunciando a su desarrollo profesional por falta de tiempo y oportunidades para poder invertir en ello) y, consecuentemente económicas (por tener que relegar todas sus necesidades en favor de la persora cuidada, a lo que se le suma, los gastos asociados a la situación de dependencia). Las cuidadoras que sufren todas estas desventajas,  se constituyen en un colectivo de riesgo social, sin contar con ningún tipo de protección específica que mitigue sus condicionamientos (ya que lo apañado por la ley de Dependencia es claramente insuficiente). Por ello, es necesaria una ACCIÓN POSITIVA hacia estas mujeres (como por ejemplo, las que tienen las víctimas de violencia de género o las personas con discapacidad) que favorezca su desarrollo personal, profesional, social y económico para contrarrestar los efectos negativos de su condición de cuidadoras y en favor de su reconocimiento y visibilización social.

  • 127 visitas
  • 3 comentarios
  • 2 votos
Creado por
SILVINA GRACIELA FUNES LAPPONI
Estado del ciclo de vida

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario

3 comentarios

  • Excelente, la sociedad tiene que ser más justa y todos formamos parte de ella.

  • Ejemplos de acciones positivas: Así como hay plazas de reserva en oposiciones para personas con discapacidad, también podría haberlas para cuidadoras, o las medidas sociales para conseguir empleo, viviendas, etc. que hay para víctimas de violencia de género, también podrían ser para cuidadoras. O la cotización a la seguridad social que sea la del trabajo que tenga la cuidadora más la aportación de la ley de dependencia (ya que ahora esto es sólo para las que no trabajan), para no estar condenadas a la pobreza en la vejez. O las medidas para familias numerosas o las de conciliación familiar con niños menores de 6 años, que se apliquen a la cuidadoras, independientemente de la edad y la relación (progenitor, hijos, conyuges o hermanos) de la persona de cuidado.

  • Gracias, Silvina; ¿te animarías a plantear un ejemplo de acción positiva?

Las cookies nos permiten ofrecerte nuestros servicios y mejorar tu experiencia como usuario. Más información