¿Qué hacemos con los cuentos infantiles?

Todos nos hemos educado con cuentos infantiles de todo tipo: La Cenicienta, Caperucita Roja, Blanca Nieves y los 7 Enanitos, etc. En ellos, sus protagonistas son princesas rescatadas por hombres. Son historias que se escribieron hace 300 o 400 años. 


Recientemente, ha salido publicada una noticia en la que una escuela pública de Barcelona ha eliminado más de 200 cuentos por considerarlos sexistas


Y me pregunto yo, la igualdad está reñida con nuestra historia. Querer cambiar el mundo significa renunciar a los iconos de nuestra infancia. A lo mejor, simplemente necesitamos reescribirla pero sin castigar al pasado...


Por otro lado....

Como dice Paul Forrester:

Adaptaciones ha habido siempre. Tenemos películas con un Hamlet businessman en el S.XX o en la Rusia de los Zares. Creo que la mayor parte de los cuentos que llegan a los niños llegan de forma oral o con adaptaciones. No veo problema en contar el cuento de caperucito y la loba, o del príncipe rescatado por la princesa. Lo que no haría es censurar o atentar contra la obra literaria original. De todas formas, aún tenemos muchos cuentos por escribir y las cosas están cambiando: [atención spoilers] el pretendiente de la princesa en Frozen le dice que la ama, pero es solo por que quiere dar un braguetazo (buena lección para las chicas), y el beso de amor que la salva es de su hermana. De hecho, el hombre que la ama de verdad, no llega a tiempo (no necesita que la salve un hombre). No podemos censurar, quemar libros o dinamitar la estatuas, como los talibanes. Actualicemos tradición oral, escribamos nuevos cuentos no sexistas y respetemos las obras originales.


Según Julia Benito Gómez:

Creo que con respecto a esto,como con los libros de historia,el arte,la literatura,respetando lo que se ha hecho,porque si no ,nos quedamos con que deberíamos partir de cero,lo que hay que hacer es entenderlo dentro del contexto,pero explicándolo,y resignificándolo. No se trata ni de negar lo que ha sido ni de asumirlo sin crítica.


  • 72
  • 6
  • 2

Creado por

Marta Mora Calderón

Marta Mora Calderón

Contribuidores

Paul Forrester
Julia Benito Gómez

Estado del ciclo de vida

Necesita mejorar

Necesita mejorar

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario

6 comentarios

  • Maria Manzano

    Cual seria tu propuesta concreta?

  • Maria Manzano

    Incluso depende de como miremos los cuentos, Caperucita, Blancanieves y la Cenicienta son las heroínas, lo que ellas hacen es mucho al lado de lo que hace el principe,

  • Claudia

    No entiendo cuál es la propuesta. Adaptarlos? Hay muchas adaptaciones ya; de todo tipo.

  • Community Manager

    Interesantísimas aportaciones, quizás la solución no esté tanto en prescindir sino en adaptarnos y, sobre todo, reflexionar conjuntamente en los motivos que llevan a ello.

  • Julia Benito Gómez
    Contribución

    Creo que con respecto a esto,como con los libros de historia,el arte,la literatura,respetando lo que se ha hecho,porque si no ,nos quedamos con que deberíamos partir de cero,lo que hay que hacer es entenderlo dentro del contexto,pero explicándolo,y resignificándolo.
    No se trata ni de negar lo que ha sido ni de asumirlo sin crítica.

  • Paul Forrester
    Contribución

    Adaptaciones ha habido siempre. Tenemos películas con un Hamlet businessman en el S.XX o en la Rusia de los Zares. Creo que la mayor parte de los cuentos que llegan a los niños llegan de forma oral o con adaptaciones. No veo problema en contar el cuento de caperucito y la loba, o del príncipe rescatado por la princesa. Lo que no haría es censurar o atentar contra la obra literaria original. De todas formas, aún tenemos muchos cuentos por escribir y las cosas están cambiando: [atención spoilers] el pretendiente de la princesa en Frozen le dice que la ama, pero es solo por que quiere dar un braguetazo (buena lección para las chicas), y el beso de amor que la salva es de su hermana. De hecho, el hombre que la ama de verdad, no llega a tiempo (no necesita que la salve un hombre). No podemos censurar, quemar libros o dinamitar la estatuas, como los talibanes. Actualicemos tradición oral, escribamos nuevos cuentos no sexistas y respetemos las obras originales.

Las cookies nos permiten ofrecerte nuestros servicios y mejorar tu experiencia como usuario. Más información