APRENDER A VALORARSE

imagen

Desde mi prisma mental hoy, nuestro valor personal marca una gran diferencia entre masculino y femenino.

Una gran mayoría de Mujeres y también Hombres, desconoce por completo sus propios valores, si partimos de un autoconocimiento, probablemente nos demos cuenta de que nos dejamos llevar por el diagnóstico ajeno, o sea, por lo que los demás dicen de nosotros, en lugar de mirar hacia dentro y descubrir qué historia nos contamos.

Por supuesto tiene una connotación educacional y, sin embargo insisto, en que un autoconocimiento de nuestra historia, de cómo pensamos, de nuestras creencias y valores,  re-educaría nuestros valores personales y desde este punto de partida, tener una mirada nueva de nosotros mismos y de nuestro entorno.

Somos todos ambos géneros y los dos son necesarios: el masculino nos aporta foco para que la mente no se vuelva loca y tenga una atención sostenida en la razón, y el femenino nos aporta la intuición del camino a seguir en cada momento, hace tangible lo intangible. Tendemos a dividirlos y quedarnos con uno solo, si unimos los dos, veremos que somos uno.

La herramienta que propongo es que en las escuelas y también en el hogar, se fomente una educación emocional distinta, para aprender a transitar por nuestras emociones, fomentando nuestros valores y aprendiendo a soltar nuestras creencias disfuncionales, las que ya no nos son útiles. La meditación y el mindfulness "casero", es desde mi prisma mental hoy, una muy buena opción.

  • 27
  • 1
  • 1

Creado por

Maria Teresa Galende gullón

Maria Teresa Galende gullón

Estado del ciclo de vida

Seleccionada

Seleccionada

Tags

Etiquetas

Idea destacada por expertos

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario

1 comentario

  • Community Manager
    17 de abril 17:17

    Educación en valores y emociones, ¿verdad? Gracias, María Teresa.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información